Vacía.

Y llena.

Llena de vacío, quizá.

Sí, enfréntate. Sí, inténtalo.

Dicen.

Pero…

Nadie nos explica cómo enfrentarnos, a no querer enfrentarnos.

Nadie nos enseña cómo intentar de nuevo, sin ganas de intentar de nuevo.

Nadie nos dijo que antes de hacer, teníamos que tener fuerza para comenzar hacer.

Por saturación.

Por miedo.

Por cansancio.

Por fallo tras fallo.

 

O no se.

 

Pero si nisiquiera creemos que podamos querer intentar…

Olvídate de conseguir.