Déjanos volar aún sabiendo que esta vez va a ser sólamente otra vez, que ya aterrizará algún día nuestra mente… Mucho tiempo después de que el cuerpo y las palabras que saldrán por nuestra boca al caer, digan que van a por el siguiente intento.

Vamos a hacerlo igualmente.

Déjanos decir lo que sea, sabemos que es imposible de cumplir algo que nisiquiera va a intentarse, porque no se quiere.

Vamos a hacerlo igualmente.

Déjanos exagerar lo minúsculo, si lo que realmente nos afecta se va a quedar detras de unos ojos que no conocerás nunca, y que necesitan un desagüe para quitar todo lo no-importante que molesta tanto para pensar.

Vamos a hacerlo igualmente.

Déjanos que nos ilusionemos con algo. Y que nos motivemos tanto con ello que ese inalcanzable que seguro que será fallido, sirva al menos para levantarnos una mañana con la fuerza que nos falta para enfrentarnos a la noche. Y habrá merecido la pena la ilusión malgastada en algo que no tiene futuro. Sólo por el ‘mientras’.

Déjanos.

Vamos a hacerlo igualmente.